Como os venimos contando, el potencial de los drones va aumentando conforme vamos conociendo nuevos usos y aplicaciones en un sinfín de sectores.

Hoy estamos muy contentos de poder hablaros de este proyecto único e innovador que estamos llevando a cabo en Cantabria para facilitar las labores de ganadería con vehículos no tripulados.

Roberto Abascal nos contactó para ver cómo podía usar los drones para cuidar su rebaño de forma más eficiente, pues al tenerlo libre por el monte muchas veces llegar hasta ellos supone unas cuantas horas de caminata por una orografía complicada.

Nos desplazamos hasta su explotación ganadera en el Valle del Asón y durante un mes estudiamos las necesidades técnicas y cómo adaptar nuestros drones a ellas.

Pues bien, el resultado no puede ser más prometedor y pronto esperamos también poder daros cuenta de ellos. 

De momento hemos personalizado su dron con una cámara termográfica, para poder encontrar rápidamente cualquier animal que se salga del rebaño, y un dispositivo integrado al dron que permite soltar la comida para los perros pastores desde el aire.

A ello se unen las ventajas que ya de por sí cualquier RPA aporta en el ámbito profesional, como son la geolocalización, la capacidad de vuelo con viento y lluvia o su regreso automático a la base en caso de avería.

Ahora Roberto deberá obtener el título de piloto de drones para que pueda realizar todas las labores por su cuenta. Además, una vez obtenida la titulación requerida por AESA, le formaremos en el uso de software específicos para su actividad ganadera.  

Os dejamos el reportaje del Diario Montañés en el que encontraréis más detalles sobre este proyecto pionero, esperando que sea el primero de muchos en una región como Cantabria, donde la ganadería sigue siendo una actividad económica de importancia vital.