En los últimos años, el uso de Sistemas Aéreos No Tripulados (RPAS, por sus siglas en inglés) está revolucionando cada vez más sectores profesionales, con nuevas vías de desarrollo y técnicas de aplicación en ámbitos como la agricultura, la cartografía, la topografía, el medio ambiente, actividades de salvamento y protección civil o proyectos audiovisuales.

En Agricultura, los drones se han convertido en una nueva y potentísima herramienta de trabajo. Al fin y al cabo, estos dispositivos tecnológicos permiten al agricultor o productor agrícola, optimizar de forma considerable tareas de gestión, control y producción.

El uso de drones puede ser de utilidad para un amplio público dentro de la agroindustria. De hecho, son ya muchos los profesionales que se están beneficiando de su uso:

  • Universidades, centros de experimentación e institutos de investigación
  • Cooperativas rurales y explotaciones ganaderas
  • Propietarios de campos
  • Productores
  • Ingenieros agrónomos y agrimensores
  • Empresas con ensayos experimentales, parcelas demostrativas, maquinaria de agricultura y agroquímicos
  • Empresas y laboratorios de análisis de suelos y cultivos

Por ejemplo, los drones destinados a usos agrícolas están montados con cámaras multiespectrales que captan información en un espectro distinto al que puede ver el ojo humano. Además, cuentan con software o programas que procesan estas imágenes y generan los mapas con información importante para la posterior toma de decisiones.

El dispositivo construye con estas imágenes una fotografía más grande a modo de mosaico, denominadas ortofotos u ortomosaicos. Es un mapa georreferenciado a partir del cual el usuario puede tomar decisiones para las diferentes labores en la gestión del campo. A efectos prácticos, compatibilizaremos estas imágenes con distintas maquinarias que pueden leer este mismo formato de imagen.

PRECISIÓN INIGUALABLE

En el campo de la agricultura de precisión, los drones son ya una herramienta esencial para monitorizar el crecimiento de los cultivos, detectar problemas relacionados con plagas y malas hierbas, estrés hídrico…. Esto ha permitido a pequeños y medianos agricultores reducir el coste de producción, a la vez que optimizar la cantidad y la calidad del rendimiento.

Otro punto importante a tener en cuenta es que el uso los drones nos permite observar los cultivos desde un punto de vista innovador, detectar problemas que se escapan al ojo humano y por tanto, frenarlos a tiempo e incluso preverlos, ayudando a proteger la inversión de los agricultores mediante la detección temprana de problemas en las tierras agrícolas.

Además, en paralelo se desarrollan cada vez más accesorios y software específicos que facilitan la interpretación de datos. Frente a las imágenes de satélite, ofrecen resoluciones mayores que de forma inmediata se integran en nuestros sistemas de trabajo.

En Dronitec, ponemos a tu disposición la información necesaria sobre los cambios en la tierra, de modo que puedas gestionar de forma eficiente la siembra, el riego, el abonado, la aplicación de fitosanitarios, etc. consiguiendo reducir los costes económicos y ambientales, así como una notable mejora del terreno y la propia cosecha